Reparación de cubiertas en viviendas

reparacion de cubiertas

Un mantenimiento o reparación de cubierta es un procedimiento que tiene la finalidad de eliminar todo el daño que pueda presentar y va desde el reemplazo completo o parcial, según el nivel de afectación que presente. Llevar a cabo una serie de cuidados es una manera eficaz de ahorrar tiempo, dinero y prolongar su longevidad.

La cubierta de una casa es la parte superior encargada de protegernos de todas las inclemencias climáticas, protegernos de los rayos del sol y conservar tanto temperaturas frías y calientes. Desafortunadamente al estar expuesta tanto tiempo a la contaminación ambiental, es una de las zonas que más sufren de deterioros con el pasar de los años. Si pasamos por alto hacer una serie de cuidados por cada determinado lapso de tiempo, podríamos desencadenar graves consecuencias, entre ellas elevar el desarrollo del daño y con ello los costes de reparación.

Si has notado que la cubierta de tu casa comienza a tener apariciones de goteras, humedad, tejas dañadas o desprendidas, tal vez sea momento de tomar acciones lo más antes posible. Hasta este punto seguramente te preguntarás ¿cómo se debe hacer una reparación en cubiertas? A lo largo de este post te mostraremos algunos de los casos más frecuentes y la forma en que deben ser tratados. 

¿Cómo saber si necesito una reparación de cubierta?

En el siguiente apartado mencionaremos algunos puntos que podrán ayudarte a determinar si tu tejado está en buen estado o si es necesario empezar un plan de rehabilitación.

El primer punto que debes de tomar en cuenta, es determinar el origen del problema y no dejar que siga avanzando más. Si se llega a intervenir de manera inmediata, la reparación podrá ser más sencilla y los daños ocasionados en el interior de tu vivienda serán menores. Además de que los servicios saldrán mucho más económicos.

Aparición de goteras

La presentación de goteras es una forma de indicarnos que algo no está del todo bien en nuestra cubierta. Este problema puede surgir por diversos motivos: aplicación inadecuada de impermeabilizante, fracturas en alguna de las tejas o por falta de limpieza y mantenimiento

Una de las soluciones ideales sería cambiar la pieza inmediatamente, de esta forma evitarás que la situación de la superficie empeore o que las tejas se dañen y desprendan.

Si no estás totalmente seguro del problema que presenta, no olvides acudir a un profesional para que determine la causa y te oriente sobre qué plan de reparación sería el adecuado.

Construcción mal hecha

Elegir materiales que no sean idóneos para una cubierta o la falta de un profesional para la instalación, puede propiciar graves consecuencias. Te recomendamos siempre tener en cuenta el tipo de arquitectura que posee la cubierta de tu vivienda (ya que existen diversos tipos de diseños de cubiertas y materiales que pueden ser usados)  para poder hallar el origen del problema.

Humedad

Existen tres tipos de forma en las que pueden presentarse este problema y cada uno de ellos necesita solucionarse de forma diferente. Si tú cubierta está sufriendo humedades asegúrate de analizar primeramente, el origen que tenga para saber de qué forma podrás tratarlo.

Entre las maneras en que se presenta están:

Humedad a causa de capilaridad o encuentro entre la terraza descubierta y la pared de la vivienda o estructura: Creadas debido a que el agua del subsuelo asciende entre los poros o capilares. Este tipo de humedad puede surgir debido a una impermeabilización mal realizada que provoca que el agua cree filtraciones entre las capas del muro, ocasionando la aparición de goteras.

Humedad debido a la condensación: Ocasionada debido a una mala ventilación. Principalmente presentada en áreas con arquitectura inclinada donde la temperatura hace que el agua sea evaporada y forme rocío, provocando que la humedad se esparza en el interior de la estructura. Para evitar que se siga formando humedad será necesario colocar algún aislante térmico o ventilar la zona con la instalación de algún sistema de ventilación como: rejillas, respiraderos, etc.

Humedad debido a filtración: Esta forma de húmedad se crea debido a lesiones o fisuras que pueden ser ocasionadas por la antigüedad de las tejas o de forma accidental del traspaso de la lluvia en su interior. Para tratarlo será necesario: limpiar presencias de moho, aplicar las capas necesarias de pintura antihumedad, colocar masilla plástica y cubrir con fondo fijador.

Es importante saber que cuando una cubierta presenta algunos de estos problemas, nunca deberá ser reparada con otra capa de pavimento. Para que una rehabilitación de fachada sea exitosa deberá retirar la existente y proceder con la reparación de tejados.

¿Cómo rehabilitar tejados antiguos?

En el siguiente apartado encontrarás un listado de los problemas más presentados y la forma de solucionarlos.

Cómo cambiar una teja rota a causa de goteras en la cubierta

La acumulación de agua en un tejado es capaz de crear filtraciones que en el caso de no tratarse puntualmente termina por romper la pieza. Para solucionar la aparición de goteras en las tejas de tu cubierta, lo más considerable será cambiar las piezas rotas por unas nuevas.

Cuando procedas a reemplazar la teja toma en cuenta de que tipo es, por ejemplo en el caso de que sea de pizarra clavada necesitarás usar herramientas como un sacaclavos para quitarla.

El procedimiento que deberás seguir será el siguiente:

    • Coloca el sacaclavo debajo de la teja y retira los clavos dando golpes sobre la pieza.
    • Elimina todas las partes rotas y coloca la pizarra nueva deslizando debajo de la hilera superior.
    • Fija la pieza nueva con la ayuda de clavos galvanizados. Te recomendamos usar masilla en la cabeza de la teja para evitar que se creen fugas.

Cómo reemplazar una teja

Cómo solucionar las goteras de toda la cubierta

La vejez de la propiedad y falta de impermeabilización combinada con la contaminación ambiental crean la aparición de goteras y filtraciones sobre toda la superficie y se necesitará una reparación de cubierta. 

Para dar fin a este problema se requerirá levantar toda el área de reparación de cubierta, eliminar toda la humedad que haya sobre las tejas y esperar a que estén completamente secas. Una vez hayan secado por completo aplica impermeabilizante tanto internamente como exteriormente.

Te recomendamos contar con el asesoramiento de un profesional para determinar cuáles materiales serán los ideales de usar y determinar el presupuesto que tendrá el trabajo.

En el caso de que la cubierta no sea demasiado antigua y esté impermeabilizada pero aún presente aparición de goteras, significa que las capas de aislante no son las suficientes o están dañadas, por lo tanto te recomendamos consultar con un profesional lo más antes posible para proceder con la instalación.

Si  tu cubierta está compuesta por hormigón y no por tejas, deberá levantarse todas las piezas del área que estén afectadas y aplicar nuevamente. Una vez que el hormigón esté seco deberás aplicar resina para resanar todas las grietas e imperfecciones que puedan presentarse.

Cómo reparar goteras y humedades en tejados (Bricocrack)

Toma en cuenta las demás partes de la cubierta

Algo que también debe ser tomado en cuenta es que existen otros componentes en nuestra cubierta que son capaces de necesitar rehabilitaciones, por ejemplo:

Una chimenea mal mantenida, es capaz de presentar problemas como grietas. Y en dado caso de no ser tratada puntualmente, podría afectar al resto de la arquitectura de la cubierta o peor, afectar a la integridad de los residentes del lugar.

Los canalones son los encargados de drenar todo los líquidos caídos en el tejado. Si no se limpian cada determinado tiempo, la suciedad causada por hojas u otros tipos de objetos pueden acumularse y ocasionar que se dañen. Para prevenir que el canalón de tu cubierta sufra de obstrucciones, te recomendamos añadir un filtro de alambre o jaula para descartar la posibilidad de que algo se estanque.

Por ello es importante detectar lo antes posible para que las reparaciones sean menores y los servicios no tengan altos costes.

Algunos consejos para la reparación de cubierta

Cuando decidas sustituir el impermeabilizante o realizar una reparación de cubierta, asegúrate de usar el mismo material que utilizaste anteriormente o uno que sea compatible para que la rehabilitación sea más prolongada.

Otro punto que debes de tomar en cuenta antes de reparar la impermeabilización de tu cubierta es sanear el área afectada. Anteriormente habíamos hecho mención sobre no aplicar una misma capa encima de la que esté dañada, ya que al hacerlo hace que se formen charcos de agua y podrá despegarse más rápidamente. En su lugar deberás retirar la antigua y seguidamente instalar la nueva para que se una correctamente a la superficie.

Cuando el aire circula correctamente debajo del tejado, evitamos el contraste de temperaturas entre la parte inferior y la superficie del tejado. Una buena ventilación y aislamiento previenen que los efectos de la condensación se presenten.  Es por ello que te recomendamos instalar respiraderos en ciertas partes de tu vivienda, por ejemplo, puedes optar por una tira de rejilla, ya que aporta una buena circulación de aire.

Otra alternativa de sistema de aislamiento con excelentes resultados son los paneles tipo sandwich. Este material está compuesto por tres capas diferentes que van desde termoaislante y madera barnizada.

De igual forma para evitar que se produzcan filtraciones de agua entre la teja y el panel, no olvides instalar una lámina de aislamiento y mantener una serie de cuidados entre los remates.

En el caso de que dicha lámina se deteriore o agriete, podrás parchearla fácilmente.

¿Cuánto cuesta la reparación de cubierta de una casa?

Determinar el coste exacto para un proyecto de cambio de cubierta varía según aspectos como: el tipo de trabajo, materiales que vayan a usarse y la duración que haya llevado la reparación.

Sin embargo, si necesitas una estimación o un presupuesto. Puede contactarnos y estaremos encantados de atenderle.

¿Qué tejado es el mejor de instalar en una casa?

Según opinión de expertos, un tejado de arcilla o barro es una excelente opción cuando se planea rehabilitar una cubierta. Este material es caracterizado por su durabilidad (es decir que es capaz de soportar fuertes rafagas de viento) y por ser eficiente energéticamente debido a su capacidad de reflejar mejor el sol. Además de su resistencia al sol y de que su estilo arquitectónico resulta estético a la vista.

Como pudiste observar la rehabilitación de cubiertas y tejados es un proyecto de esencial importancia, ya que esta zona es la encargada de protegernos de las inclemencias ambientales y de conservar la temperatura, por lo tanto si no consideramos mantener un plan de mantenimiento y reparación los daños podrían empeorar, las tarifas de rehabilitación podrían ascender y los daños podrían convertirse en un peligro para los residentes de la zona.

No olvides tomar en cuenta  todos los datos que te proporcionamos para saber si realmente necesita ser rehabilitada o solamente sea necesario tomar acciones leves,

LLAMAR contactar por telefono