Cómo cuidar una fachada ventilada

limpieza de fachada ventilada

Si estás aquí es porque te estás preguntando cómo cuidar una fachada ventilada. Las fachadas ventiladas se mantienen muy fácilmente por lo que su mantenimiento es casi inexistente. Pero hay algunos aspectos que hay que tener en cuenta para cuidar una fachada ventilada.

Lo mejor de las fachadas ventiladas es que tienen un funcionamiento particular, que hace que se adapte a las temperaturas externas. Es por ello que durante el invierno las fachadas ventiladas aportan estabilidad térmica, ya que actúan como acumulador de calor gracias a las capaz de aislante térmico de su sistema.

De esta forma evitan el escape de calor desde el interior con su correspondiente ahorro energético. Pero no solo son buenas para esto, las fachadas ventiladas son muy buenas ante la lluvia, trabajan a modo de tabique fluvial. Consiguiendo a través del revestimiento el paso del 5% del agua de la lluvia a través de las juntas y por el efecto del viento.

Si quieres cuidar y mantener una fachada ventilada lo primero que debemos cuidar es que no tengan grietas, estás se producen por la humedad típica de la lluvia. Si tu fachada tiene grietas deben ser reparadas y para ello tendremos que:

  • Limpiarlas
  • Eliminar las partes sueltas o la arenilla.
  • Rellenar los huecos con una masilla especial y pintarla.

Pero si vemos que las grietas son demasiado grandes, lo mejor es contactar con un profesional que nos ayude a repararlas, aquí en Obras y Proyectos contamos con los mejores, no dudes en llamarnos.

fachada ventilada

Humedad y pintura
Estas dos palabras son muy importantes, si la pintura está muy deteriorada, se debe pintar la fachada de nuevo. De esta forma, conseguiremos mejorar la apariencia de la fachada y mejoraremos el aislamiento térmico.

Pero no olvides que antes de pintar, debemos comprobar que las fachadas ventiladas no tenga humedad, porque en ese caso si encuentras manchas habrá que reparar mediante pinturas especiales antihumedad. Una vez tapadas las humedades, ya podremos pintar la fachada.

Primera limpieza de la fachada ventilada

Cuando una fachada ventilada ya se ha instado correctamente, es hora de limpiar muy bien la suciedad y los residuos, lo mejor que podemos hacer es:
Limpiar con agua a presión y secar con un paño limpio.
En el caso de que las manchas persistan al lavado normal con agua, repetir la limpieza con agua y jabón neutro.
No utilizar nunca elementos abrasivos o detergentes.

Limpieza periódica de la fachada ventilada

Las fachadas ventiladas tienen contacto directo con la atmósfera y por lo tanto con la polución ambiental, así que con el tiempo el vapor, gas, líquido o elementos procedentes del exterior, pueden producir depósitos de suciedad que afecten al aspecto de la fachada y para evitar esto debemos:

• Limpiar con agua a presión y secar con un paño limpio.
• En el caso de que las manchas se resistan al lavado normal con agua, repetir la limpieza con agua y jabón neutro.
• No utilizar disolventes
• No utilizar nunca detergentes que incluyan fluoruro de hidrógeno.
• No utilizar detergentes que contengan ceras.
• No utilizar nunca elementos abrasivos, que rayen las placas cerámicas.

La frecuencia de la limpieza dependerá del grado de suciedad, siendo de 5 a 10 años para
zonas con polución media, y entorno a dos años para zonas en las que la polución sea elevada.

Te puede interesar: ¿Cómo funciona una fachada ventilada?

Ventajas de las fachadas ventiladas

La fachada ventilada es uno de los sistemas más eficientes para el cerramiento de edificios, pero tienes muchas otras ventajas:

  • Esta solución es perfecta para una arquitectura sostenible, ya que su instalación es muy fácil.
  • La fachada ventilada se caracteriza por crear una cámara de aire en la fachada exterior del edificio que favorece el ahorro energético.
  • Cuando combinas una fachada ventilada con un sistema de aislamiento exterior, edificio incrementa su aislamiento térmico y acústico.
  • Evita la condensación y la humedad.
  • Prolonga la vida útil de la fachada
  • La ventilación constante dentro de la cámara de aire mejora la durabilidad del material de revestimiento exterior.
  • Reduce los movimientos estructurales
  • Requiere poco mantenimiento
  • Aporta valor al edificio o vivienda

Las fachadas ventiladas son una solución que tiene muchas ventajas tanto desde el punto de vista económico como del energético. Con esta aplicación apostarás por el futuro y la sostenibilidad, permitiendo al mismo tiempo reducir tus facturas de calefacción y aumentar el confort térmico de tu vivienda.


Si la fachada de tu vivienda necesita ser mejorada, arreglada o rehabilitada, puedes contar con nosotros, ¡somos especialistas en rehabilitación de fachadas!